5 elementos para elaborar un Proyecto de Vida exitoso.

la imagen muestra un adulto dispuesto a elaborar un proyecto de vida

5 elementos para elaborar un Proyecto de Vida exitoso.

1. ¿Qué es un proyecto de vida y por qué es importante?

Elaborar un proyecto de vida es fundamental para cualquier persona sin importar su edad, nos permite establecer un rumbo claro, objetivos o metas.

Escribir el guion de nuestra vida es nuestra responsabilidad y nuestro derecho, de ahí la importancia de elaborar un proyecto de vida.

Elaborar un proyecto de vida resulta fundamental para cualquier persona sin importar edad, género, ocupación o nivel de estudios.

De hecho, te mantiene motivado, ya que cuentas con objetivos y metas claras y alcanzables en el corto, mediano y largo plazo.

También, al elaborar un proyecto de vida sabes a donde te diriges, tienes un rumbo definido y una forma de seguirlo.

Evitas ir por la vida sin rumbo claro, conformándote con lo que sea.

Evita frustraciones y malestar emocional al contar con un análisis detallado de tus oportunidades, fortalezas y también de tus debilidades.

Así como las empresas cuentan con planes detallados acerca de sus metas, las personas también se benefician de contar con este tipo de planes.

Al elaborar un proyecto de vida contarás con un plan estructurado realista acerca de nuestros deseos y la forma en cómo podemos acceder a ellos.

No se trata de pensar en una meta y correr para intentar alcanzarla sin tener un camino trazado de forma consciente con los pasos a seguir para llegar a ella.

Consideremos para efectos de este artículo que éxito significa alcanzar nuestras metas positivas, cualesquiera que estas sean.

Elaborar un proyecto de vida nos permite organizar nuestras aspiraciones o metas en el momento presente y trazar un camino realista para conseguirlas.

Requiere un compromiso con uno mismo, no tiene sentido realizar uno si no estamos dispuestos a seguirlo.

Cuando una empresa construye un proyecto de crecimiento, alinea todas sus áreas para el cumplimiento de sus metas.

Así una persona que realmente desea tener éxito debe considerar todas sus capacidades, habilidades y recursos para llegar a su destino.

Una empresa por ejemplo no traza un proyecto de crecimiento solamente considerando su deseo de crecer un 500% en un año.

Considera su estado actual, su mercado objetivo, competidores, fortalezas, debilidades, presupuestos, necesidades y una serie de estudios que le permiten ser realista en cuanto a sus expectativas reales.

De hecho, el éxito de muchas empresas se basa en tener metas claras, planes para alcanzarlas y áreas comprometidas en una misma visión de negocio.

Lo mismo sucede con las personas, alcanzar el éxito que desean no es una situación fortuita, es la culminación de un proyecto que requirió trabajo constante y compromiso.

Muchas veces nuestros proyectos debido a las circunstancias de vida deben reformularse y ajustarse, en este sentido cualquier plan es dinámico y requiere mantenimiento constante.

Nuestras metas también pueden ser dinámicas, ya que la vida lo es, adaptarnos a la realidad y considerarla es parte fundamental de un proyecto de vida.

Una persona que está dispuesta a elaborar un proyecto de vida tiene una ventaja competitiva sobre aquellas personas que no lo tienen.

Por ejemplo, una persona que no lo posee puede considerar que crecerá de auxiliar administrativo a director general en un lapso de dos años sin tener la menor idea de lo que debe hacer.

Por otro lado, si esta persona decidiera elaborar un proyecto de vida estructurado, sabría que para pasar de auxiliar a coordinador tiene que cumplir ciertos requisitos y así sucesivamente lo cual le permitiría enfocarse en cumplirlos.

Posiblemente aquella persona sin un proyecto, pasados los dos años sin lograr sus metas se sentirá frustrada y abandonará sus objetivos culpando a sus jefes por la falta de promoción.

Elaborar un proyecto de vida nos compromete a dejar de vivir atendiendo únicamente el corto plazo, las satisfacciones instantáneas.

Nos lleva a invertir tiempo, dinero y esfuerzo en objetivos a corto, mediano y largo plazo, pero de forma estructurada, realista.

Su construcción es un ejercicio de autoconocimiento que involucra condiciones personales, familiares y sociales.

Exige toma de decisiones para una planeación realista de aspectos laborales, sociales y/o profesionales.

Herramientas básicas para formular un proyecto de vida.

2. Teoría sobre la motivación humana. Jerarquía de necesidades.

Abraham Maslow formuló una teoría acerca de la motivación humana, él creía que las necesidades humanas se ordenan en jerarquías.

En este sentido consideró que una vez que una persona satisface por completo las necesidades que se encuentran en el nivel jerárquico anterior se motiva para alcanzar las necesidades del siguiente nivel jerárquico.

En la actualidad esta teoría es ampliamente utilizada en sectores como el marketing de productos y servicios.

Entonces para comenzar a elaborar un proyecto de vida realista primero debemos enfocarnos en conocer nuestra realidad.

Existen muchas formas y técnicas para realizar esta tarea, en esta ocasión atenderemos la teoría de Maslow.

Maslow nos propone 5 niveles de necesidades, veámoslas:

Necesidades básicas o fisiológicas: Representan la base de la pirámide y sobre esta se construyen todas las demás, son las únicas inherentes en toda persona, la primordial o básica sería la necesidad de supervivencia, la cual representa la motivación básica de nuestro comportamiento.
Esta jerarquía incluye también, respirar, alimentarse, hidratarse, vestirse, sexo, descanso, etc.

Necesidades de seguridad: Incluye todos aquellos aspectos que nos permiten crear y mantener una situación de orden y seguridad en la vida. Una seguridad física (salud), económica (trabajo), necesidad de vivienda, etc.
En esta etapa se cubren las necesidades que las personas necesitamos una vez que se han cubierto las necesidades básicas del primer nivel.

Necesidades sociales: Implican el sentimiento de pertenencia, es decir, sentirse integrado a través de las relaciones interpersonales y el desarrollo afectivo ya sea a un grupo social, familia, amigos, pareja, compañeros del trabajo, etc.

Necesidades de estima o reconocimiento: Son las necesidades relacionadas con reconocimiento, reputación, confianza tales como autoestima, dignidad, logro, la independencia personal, la reputación o las metas financieras.

Necesidades de autorrealización: Este quinto nivel es el más alto y solo puede satisfacerse una vez que todas las demás necesidades han sido suficientemente alcanzadas. Es la sensación de haber llegado al éxito personal.

En esta etapa es cuando el ser humano busca el crecimiento personal y el desarrollo de todo su potencial para lograr el éxito. Son personas autorrealizadas aquellas que son conscientes de sí.

Maslow considera que una persona se motivara para obtener o satisfacer las necesidades del siguiente nivel una vez cubiertas las del nivel anterior.

Es decir, una persona que no tiene completamente cubiertas las necesidades básicas descritas en el primer nivel de la pirámide, no se preocupará por satisfacer las necesidades de segundo nivel.

De hecho, su vida y sus esfuerzos girarán en torno a cubrir las necesidades de ese primer nivel.

Resulta entonces que, si una persona se tiene que preocupar todos los días por la forma en como cubrirá sus necesidades de alimentación, difícilmente su esfuerzo y comportamiento se dirigirá a satisfacer necesidades de autorrealización.

Entonces la importancia de esta pirámide para elaborar un proyecto de vida es situarnos de forma honesta en el nivel que nos corresponde.

3. La toma de decisiones.

Conocemos por diversos estudios que existen dos formas básicas de tomar decisiones, la primera se denomina racional y la segunda emocional (irracional).

La toma de decisiones racional hace referencia a la búsqueda de la persona de maximizar los beneficios que obtendrá derivados de la decisión tomada.

De esta forma, la persona persigue un interés personal, egoísta si se quiere, colocando en juego su tiempo y sus recursos, para así obtener ciertos resultados.

De hecho, es una forma diseñada, muy racional y pensada de elegir.

La toma de decisiones racional es utilizada en cualquier empresa, en cualquier momento, ya que lo que se busca es alcanzar ciertos objetivos.

En las corporaciones no se toman decisiones del tipo emocional, cualquier decisión es evaluada y analizada, esa es la función de gerentes y directivos.

Así mismo para elaborar un proyecto de vida debemos evitar decisiones emocionales o irracionales, nuestras decisiones han de ser analizadas y evaluadas.

4. Análisis FODA.

Este análisis hace referencia a conocer y analizar las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de la persona o negocio.

Es una herramienta que nos ayuda a identificar de forma realista estos cuatro aspectos para poder contrastarlos iniciando así un diagnóstico que se tomará de base para formular nuestro proyecto de vida.

Consiste en realizar una evaluación de nuestros factores fuertes y débiles que, en su conjunto, diagnostican la situación interna de una persona, así como su evaluación externa, es decir, las oportunidades y amenazas.

Podemos distinguir nuestras fortalezas como todas aquellas capacidades, habilidades o recursos con los que contamos y que consideramos valiosos para el logro de nuestros objetivos.

Por ejemplo, supongamos que buscamos emprender en el área de asesoría empresarial, entonces nuestra fortaleza puede ser nivel de experiencia, capacidad de análisis, gestión de crisis, nivel de estudios, toma de decisiones, etc.

Una debilidad va en sentido contrario, la podemos definir como todo aquello que no representa una ventaja y que necesitamos mejorar.

Siguiendo el ejemplo anterior podríamos mencionar como debilidades; miedo a hablar en público, no exponer ideas de forma clara, no tener experiencia en ventas, etc.

Una vez identificadas debemos valorarlas de forma realista y diseñar estrategias que tomen como base nuestras fortalezas para darnos tiempo de mejorar nuestras debilidades.

Elaborar un proyecto de vida con base en nuestras fortalezas nos permitirá optimizar nuestra experiencia y es la forma más segura de conseguir nuestras metas.

Por otro lado, tenemos que considerar otros dos factores; las oportunidades y amenazas.

Las oportunidades son aquellas situaciones externas sobre las que no tenemos control, pero que representan elementos que nos permitirán crecer o mejorar.

De hecho, nos permitirán moldear de alguna forma nuestros proyectos considerándolas como elementos positivos en nuestro desarrollo.

Por ejemplo, siguiendo el caso anterior una oportunidad pudiera ser nuestra buena relación con directivos de diferentes empresas, esto nos permitirá acercarnos a ellos a ofrecer nuestros servicios.

El caso de las amenazas va en sentido contrario y representan aspectos negativos que están fuera de nuestro control, ya que son externos a nosotros y nos pueden ocasionar problemas con los que tendremos que lidiar.

Siguiendo con el ejemplo anterior podríamos identificar como amenazas una baja aceptación en el mercado de asesores externos, mucha competencia en el ramo, etc.

5. La psicología y tu proyecto de vida.

Solicitar la ayuda de un psicólogo en la elaboración de un proyecto de vida es una decisión acertada en muchos sentidos, veamos algunos:

El psicólogo cuenta con herramientas que te permitirán conocer de forma precisa tus habilidades y fortalezas.

De hecho, con una batería de pruebas psicológicas puedes conocer mejor aquellos aspectos de tu personalidad que te permitirán elaborar mejor tu proyecto de vida.

Si tienes dudas en tu orientación vocacional o no sabes que rumbo tomar, nadie mejor que un psicólogo para ayudarte a descubrir tus habilidades.

También te ayudará a conocer diferentes técnicas para una mejor toma de decisiones.

Conocerás tus pensamientos negativos que obstaculizan tu camino al éxito o la consecución de tus anhelos.

Te ayudará en la adquisición de hábitos positivos que vayan encaminados a lograr el éxito.

En resumen, te acompañará durante la elaboración de tu proyecto de vida utilizando diversas herramientas psicológicas que maximizarán tus oportunidades de éxito.

Resumen:

https://view.genial.ly/609a2fad7f29dc0d5b2b3885#?secret=bOWbybKEck

Hasta aquí hemos visto entonces que un proyecto de vida es una forma de organizar y planear de forma realista como lograr nuestros objetivos y metas.

Revisamos la jerarquía de las necesidades propuesta por Abraham Maslow la cual nos servirá de guía para situarnos en el nivel que nos corresponde y a partir de ahí formular nuestro proyecto.

Hemos visto también que existen dos formas generales para tomar decisiones la racional y la emotiva y que en lo que respecta a nuestro proyecto de vida nuestras decisiones deben ser racionales, ya que buscamos maximizar nuestros beneficios.

Revisamos el análisis FODA que nos permitirá hacer una revisión de aspectos importantes tanto personales como externos que nos ayudará a tomar decisiones racionales y delimitar un proyecto de vida con base en nuestras fortalezas.

Por último, hemos visto la forma en que la psicología nos puede ayudar a elaborar nuestro proyecto de vida mediante el uso de herramientas que nos permitirán trazar un camino más realista evitando pensamientos y actitudes que nos puedan llevar al fracaso.

Si te ha gustado esta entrada o tienes dudas acerca de su contenido déjanos un comentario en la caja que se encuentra al final de la página.

Leave a Comment