Las 4 fases del ciclo del conflicto en la pareja

10 Estrategias para solucionar conflictos de pareja

Las 4 fases del ciclo del conflicto en la pareja

¿Qué es el ciclo del conflicto en la pareja?

El ciclo del conflicto en la pareja, hace referencia a la dinámica que se presenta cuando no se resuelven los conflictos buscando acuerdos en beneficio de la relación y del bienestar común.

El ciclo del conflicto en la pareja está determinado por 4 fases principales que explicaremos a detalle más adelante.

La evidencia científica ha demostrado que las personas buscamos establecer y mantener relaciones significativas y duraderas a lo largo de nuestra vida.

Lo anterior no significa que todas las personas nos relacionemos de forma significativa y duradera.

Por otro lado, en el curso de cualquier relación y en una relación de pareja se presentan inevitablemente desacuerdos o conflictos.

Entre las causas más frecuentes de conflictos en las relaciones de pareja encontramos:

  • Manejo del dinero.

  • Cuidado de los hijos.

     

  • Trabajo doméstico.

  • Ocio y tiempo libre.

     

  • Familia.

  • Sexualidad.

     

Cuando estas experiencias se gestionan de forma positiva fomentan el desarrollo personal, fortalecen la relación y la satisfacción en la pareja.

Para gestionar un conflicto de forma exitosa siguiendo el modelo del ciclo del conflicto, es necesario que cada persona evalúe sus creencias previas acerca del significado y la forma en como suele reaccionar ante la situación conflictiva.

De hecho, las experiencias previas de cada persona en situaciones en las que se experimentan desacuerdos pueden hacer que se prolongue el llamado ciclo del conflicto en la pareja de forma positiva o negativa.

Veamos a detalle ¿Qué es el ciclo del conflicto en la pareja?

ciclo del conflicto en la pareja

Ciencia de las relaciones

Diversos estudios han demostrado que las personas que cuentan con una pareja de apoyo, empatía, respeto, afecto y cariño, superan con mayor facilidad eventos estresantes.

Conoce las 4 fases del ciclo del conflicto en la pareja

Los datos de estudios experimentales respecto al ciclo del conflicto en la pareja proponen 4 fases principales por las que se desarrolla un conflicto, veámoslas:

Fase I: Actitudes y creencias, el ciclo del conflicto en la pareja inicia por nuestras actitudes y creencias, es decir, la forma en la que percibimos los desacuerdos.

Las actitudes y creencias que utilizamos para resolver los conflictos las aprendemos a lo largo de nuestra vida, por ejemplo,

  1. Aprendizaje previo acerca de los conflictos. (infancia, familia, escuela)
  2. Modelos de conducta.
  3. Aprendizaje en medios de comunicación.
  4. Experiencias previas en manejo de conflictos.

Por ejemplo, Susana se encuentra en una relación de pareja, ella creció en una familia en la que los conflictos nunca se solucionaban mediante el diálogo franco y abierto.

De hecho, cuando sus padres tenían diferencias utilizaban recursos pasivo – agresivos para gestionar el conflicto, es decir, se dejaban de hablar e ignoraban por periodos prolongados de tiempo.

Esta forma de afrontar los conflictos ocasionaba estrés y ansiedad en todos los miembros de la familia y obstaculizaba la solución del problema.

De esta forma Susana aprendió en su familia que los conflictos son experiencias negativas, fuente de tensión, estrés y que se solucionan ignorando a la persona durante un periodo prolongado de tiempo.

Evidentemente Susana de forma automática o inconsciente utiliza este modelo de solución de problemas y considera que es la forma correcta de resolver diferencias.

 

Fase ll El conflicto, el conflicto ocurre cuando se presentan diferencias entre las personas puede ser con respecto a la distribución de recursos materiales, necesidades psicológicas o valores.

Ante la presencia de conflictos las personas pueden actuar movidas por la incompatibilidad de metas o por una profunda desigualdad de intereses.

El conflicto puede ser destructivo si no se resuelve o se resuelve por medio de estrategias negativas tales como la violencia.

Por otro lado, el conflicto puede ser positivo y constructivo si examinamos las diferencias que lo causan y nos permitimos resolverlas.

 

Fase lll La Respuesta, es en esta fase del ciclo del conflicto en la pareja es en donde comienza la acción, cada persona actúa de diferente manera dependiendo de sus actitudes y creencias descritas en la fase I.

Es común que las personas reaccionemos de la misma forma ante cualquier tipo de conflicto no solo en la relación de pareja.

Por ejemplo, siguiendo el caso de Susana está molesta por que su pareja no le ayuda a lavar los platos, entonces ella decide responder ante el conflicto utilizando una estrategia pasivo-agresiva que consiste en ignorar la situación y retirarle el habla a la persona.

Puede ser que Susana le diga a su pareja lo que le molesta y después le retire el habla o no le explique nada y simplemente lo ignore impidiendo así resolver el conflicto.

Aunque ella piensa que esta estrategia es la correcta para resolver problemas, evidentemente no es así.

 

Fase lV El resultado, la misma respuesta, actitud o estrategia nos lleva sin lugar a duda a obtener el mismo resultado.

El resultado de un conflicto como hemos visto puede ser positivo o negativo.

Siguiendo con el caso de Susana debido a la forma en la que responde al conflicto, solamente logra agravarlo, incrementar su nivel de frustración, estrés, ansiedad y provocar sentimientos negativos en la otra persona que posiblemente no sabe lo que le ocurre a Susana.

Esta forma de actuar provoca que el ciclo del conflicto en la pareja se mantenga igual reforzando el sistema de creencias de Susana, es decir, la forma en cómo afronta los problemas y perpetuando el mismo patrón de conducta o respuesta ante la presencia de algún conflicto.

Resumen

Las 4 fases del ciclo del conflicto en la pareja nos pueden servir como una guía para evaluar y reconocer nuestra forma de solucionar problemas.

La idea principal del ciclo del conflicto en la pareja es invitarnos a reflexionar acerca de nuestras actitudes y creencias utilizadas en para encontrar soluciones.

Iniciar terapia de pareja es una excelente oportunidad para aprender a gestionar conflictos de forma adecuada.

Otra opción es acudir a psicoterapia de forma individual, los resultados individuales pueden influir positivamente en la relación.

¿Tú que piensas acerca de los conflictos con tu pareja?

¿Ves los conflictos en la pareja como una oportunidad de comprender y apoyar a tu pareja o como una carga difícil de resolver?

¿Cómo se resolvían los conflictos en tu familia?

Leave a Comment