Pensamientos negativos identifícalos y transfórmalos.

pensamientos negativos

Pensamientos negativos identifícalos y transfórmalos.

¿Qué son los pensamientos negativos?

Los pensamientos negativos son aquellos que están relacionados con aspectos, situaciones o actitudes que percibimos como deficientes, erróneas o conflictivas que nos ocasionan algún tipo de malestar.

Los pensamientos negativos son más comunes de lo que creemos o de lo que nos gustaría.

Sabemos por la evidencia científica con la que contamos hasta el momento que nuestros pensamientos negativos o positivos tienen influencia directa en nuestro estado de ánimo.

De hecho, resultados de diversos estudios científicos afirman que la forma en la que pensamos está directamente relacionada con nuestra salud mental y emocional.

También, se ha demostrado que los pensamientos negativos son un factor de riesgo común para el desarrollo y mantenimiento de diversos trastornos psicológicos tales como la depresión y la ansiedad por mencionar solo algunos.

¿Cuáles son los pensamientos negativos?

Para efectos prácticos dividiremos los pensamientos negativos en dos categorías; los relacionados con aspectos personales y los relacionados con aspectos del medio en el que habitamos.

Por ejemplo, los pensamientos negativos relacionados con aspectos personales pueden ser:

  • No sirvo para nada.
  • Todo lo hago mal.
  • Nunca voy a ser feliz.
  • Todo es mi culpa.
  • Nadie me quiere.

Por otro lado, los pensamientos negativos relacionados con aspectos del medio en el que nos desarrollamos pueden ser:

  • En este país todo está mal.
  • Este trabajo es un asco.
  • Toda la gente es corrupta.

Los pensamientos negativos pueden llegar a ser muy difíciles de controlar y generar emociones displacenteras.

Es decir, pensar que somos incompetentes, inferiores o desagradables seguramente nos hará sentir inseguros, rechazados, marginados, frustrados y solos.

Cuando los pensamientos negativos se vuelven repetitivos, demandantes y perseverantes dan paso a:

  • La rumiación o rumia.
  • Preocupación excesiva.
  • Pensamientos intrusivos.
  • Pensamientos obsesivos.

Resultados de un estudio demuestran que, en unas 16 horas de vigilia en promedio, 4,000 pensamientos que duran solo unos pocos segundos nos pasan por la mente.

También, otras investigaciones realizadas por psicólogos de la Universidad de Harvard, afirman que las personas usamos casi 47% de nuestro tiempo pensando en cosas que no tienen relación con lo que estamos haciendo.

pensamientos negativos
Pensamientos negativos identifícalos y transfórmalos. | Neuropcion Centro Psicológico

¿Cómo afectan los pensamientos negativos?

La rumia o rumiación.

La rumiación o rumia hace referencia a un patrón de pensamientos y conductas repetitivas centrados en aspectos personales generalmente negativos que llevan a tomar decisiones erróneas.

Por lo tanto, podemos decir que la rumiación o rumia es un patrón mental casi obsesivo dirigido hacia un problema o situación y las emociones que nos genera, no está dirigido a solucionarlo de forma eficaz.

De hecho, este patrón mental obsesivo ocasiona que mantengamos por más tiempo las emociones displacenteras asociadas a la situación o aspecto negativo lo cual evita que la solucionemos de forma efectiva.

pensamientos negativos

Los reproches.

Los pensamientos negativos pueden ocasionar reproches contra uno mismo, ya sea por la forma de ser o de actuar,

De hecho, los reproches pueden ocasionarse debido a que nos comparamos con un modelo o un ideal que no hemos alcanzado y seguramente no estamos haciendo nada para alcanzarlo.

Los reproches se presentan como característicos de diferentes problemas psicológicos tales como la depresión, la ansiedad, el estrés, el estrés postraumático y los trastornos obsesivos entre otros.

Los reproches afectan la autoestima y ocasionan sentimientos de culpa los cuales terminan provocando inseguridad y miedo en cualquier persona.

Cuando nos reprochamos por cualquier situación, lo hacemos de forma pasiva, es decir, sin buscar la forma de prepararnos o aprender las habilidades necesarias para pensar o actuar de la forma deseada.

También es común que las personas no hagamos un análisis honesto o nos tomemos un tiempo para reflexionar en forma positiva acerca de la situación o actitud que ocasiona los reproches.

Es así como prolongamos o mantenemos las emociones displacenteras ocasionadas por la forma en que nos reprochamos lo cual al paso del tiempo se convierte en un problema emocional que afecta nuestra vida diaria.

Los pensamientos intrusivos.

Por otro lado, asociados a los pensamientos negativos se encuentran los pensamientos intrusivos.

Los pensamientos intrusivos son indeseables, involuntarios y recurrentes, es decir, interrumpen nuestro flujo de pensamientos de forma espontánea e interfieren con nuestras ocupaciones, están asociados con aspectos negativos y son difíciles de controlar.

Un estudio realizado en el año 2007 reveló que el 93% de las personas experimenta pensamientos intrusivos y de hecho muy similares en su contenido a los pensamientos que caracterizan a los trastornos obsesivos.

Este tipo de pensamientos también son característicos del trastorno por estrés postraumático, estos aparecen recordándole a la persona diferentes aspectos relacionados con el evento traumático.

pensamientos negativos y reproches
Pensamientos negativos identifícalos y transfórmalos. | Neuropcion Centro Psicológico

¿Cómo transformar los pensamientos negativos?

Transformar los pensamientos negativos puede no ser una labor sencilla, por lo general requiere acudir a terapia psicológica, tiempo y compromiso de la persona.

Como hemos visto en párrafos anteriores estos pensamientos pueden haber contribuido a la formación de trastornos emocionales, psicológicos y conductuales haciendo necesario acudir a psicoterapia.

En caso contrario existen muchas técnicas psicológicas que podemos utilizar para transformar con éxito los pensamientos negativos.

En esta ocasión comentaremos un modelo sencillo con el cual podemos iniciar la transformación.

El primer paso consiste en identificar los pensamientos negativos.

El segundo paso consiste en descubrir y analizar el motivo, causa o razón de los pensamientos que hemos identificado.

En el tercer paso podríamos clasificarlos por ejemplo los relacionados con situaciones externas (problemas laborales, de pareja, etc.), relacionados con nuestras actitudes, desempeño o algo similar y los relacionados con nuestras decisiones.

En el cuarto paso con la lista elaborada de los pasos anteriores analicemos que hubiéramos deseado pensar, hacer o decidir de forma diferente y que nos permitiría sentirnos en paz de forma realista y congruente con cada situación.

Ahora como quinto paso podemos dirigir nuestro esfuerzo a prepararnos para conseguir las habilidades necesarias que nos permitan el día de mañana actuar, decidir o pensar de la forma que hemos determinado, siendo realistas y sin exigencias desmedidas.

Como sexto paso analicemos los aspectos positivos de nuestra lista, lo que aprendimos, lo que hicimos bien dadas las circunstancias, reconocemos y nos felicitamos por lo positivo.

Posteriormente como paso siete aceptamos aquello que no podemos transformar, resolvemos lo que, si podemos y centramos nuestra atención en mejorar continuamente, día con día.

Entender y aceptar que todos los seres humanos nos equivocamos, tomamos malas decisiones, actuamos de forma impulsiva, nos enfrentamos a situaciones fuera de nuestro control y similares es una parte fundamental del proceso.

Intervenir de forma activa aprendiendo, analizando, preparándonos, corrigiendo cuando está en nuestras posibilidades, aceptando, afrontando consecuencias y solicitar ayuda psicológica cuando lo necesitamos es solo una parte de nuestro desarrollo y proceso de transformación.

Cuando no intervenimos de forma activa y solamente nos enfocamos en los pensamientos negativos, los mantenemos y los damos por verdaderos e inmutables, entonces fomentamos el malestar emocional afectando nuestro estilo de vida.

Transformar pensamientos negativos es una labor que requiere paciencia, compromiso y determinación, pero es una actitud que proporciona beneficios, bienestar y una mejor calidad de vida.

Si necesitas ayuda para esta tarea, transformar tu vida y experimentar emociones placenteras, programa una cita con nuestros psicólogos con su ayuda lograrás los cambios que anhelas.

Apúntate a nuestro boletín, compartimos resultados de investigaciones, información de psicología, hacemos campañas con descuentos y mucho más.

Contenido Consultado:

Estévez, A. M., & Calvete, E. (2009). MEDIACIÓN A TRAVÉS DE PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS DE LA RELACIÓN ENTRE ESQUEMAS Y SÍNTOMAS DE DEPRESIÓN. Anales de Psicología / Annals of Psychology, 25(1), 27-35. Recuperado a partir de https://revistas.um.es/analesps/article/view/71461

Cano García, F.J. y Rodríguez Franco, L. (2003). Pensamientos automáticos negativos en el dolor crónico. Psiquis: Revista de psiquiatría, psicología médica y psicosomática, 24 (3), 35-43.

Leave a Comment